Muy Antigua Archicofradía del Dulce Nombre de Jesús y Primitiva y Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Santa Vera Cruz (Santísimo Cristo de la Expiración) y María Santísima del Valle

Pasos

El paso del Dulce Nombre de Jesús

En 1996 se encarga al Taller de Santa Águeda la realización del paso del Niño Jesús, aportando la Cofradía un bonito proyecto de estilo neobarroco. Interpretando detalladamente por los artesanos tallistas aquel pequeño boceto, en la Semana Santa de 1.997 se estrenan los respiraderos. Tallados en cedro, están ornamentados con hoja barroca, frutas y ángeles, consiguiendo mediante la alternancia de planos cercanos y distanciados un gran efecto de luces y sombras, contrastando, además, huecos entre hojas con molduras que definen la línea arquitectónica de la obra.

Sobre este cuerpo se superpone la peana, que es estrenada en 1998. Compuesta de cuatro soportes de hojas entrelazadas que desde las esquinas confluyen hacia el centro de la tarima amoldurada, quedando unidos por un centro ornamental que sirve de soporte, junto con los anteriores, al último cuerpo sobre el que se sitúa la Imagen.

Sobre estos soportes o pies surgen los candelabros de cinco brazos y el conjunto simula ser soportado por un niño arrodillado en cada esquina.

Todo ello ha sido tallado en Córdoba, en el taller de Santa Agueda, con diseño de la cofradía y sobre una parihuela confeccionada en Motril, por la Cofradía, trabajo realizado por José Manuel Rueda Morillas.

Costaleros bajo el paso: Veinte jóvenes hermanos, entre 14 y 17 años, que cargan sobre costal.

Paso del Stmo. Cristo de la Expiración

Se compone de un parihuela de aluminio que soporta una canastilla de madera de cedro tallada de estilo barroco y barnizada en color ébano-caoba. En la misma se destacan dos cartelas laterales con motivos sacramentales y dos pequeñas tallas, una de San Sebastián, Patrón de la Ciudad, en la parte delantera, y la otra de Jesús Nazareno, co-patrón de la Ciudad, en la trasera. En las esquinas los cuatro Evangelistas, en madera tallada, policromada y estofada en oro.

De luminaria porta cuatro hachones de madera tallada con apliques de orfebrería, sobre la canastilla y, a pie de las misma, en los laterales cuatro tulipas de orfrebrería.